Barravento Editores presenta «Las armas que no disparamos», de Mario Guajardo

tapa libro pa comunicado

Ilustración y diseño de Carlos Vergara

Con un centenar de personas se realizó el pasado viernes 28 de abril, el lanzamiento del libro de cuentos «Las armas que no disparamos», debut en el género del autor chileno Mario Guajardo Vergara, y primera publicación de Barravento, proyecto de formación de audiencias a cargo de los periodistas y académicos Camila Rioseco y Víctor Ortega, que con este título se amplía a Barravento Editores. La presentación, que tuvo lugar en el espacio cultural Las Damajuanas, comenzó con la intervención del guitarrista Guillermo Eduardo Jiménez, para luego dar paso a la presentación del profesor de la Universidad de Chile, Carlos Ossa Swears, que entre muchos puntos abordó lo siguiente:

Los personajes que se ponen aquí en circunstancia común son migrantes, ex militantes, narcotraficantes, detectives y una serie de espacios urbanos que han ido desapareciendo de la mano de la nueva especulación inmobiliaria, lo que indica que en el texto hay un intento de memoria frágil, porque no aspira sencillamente a construir una especie de ideal, una memoria frágil de la barbaridad, pero sí de los lenguajes de esa barbaridad, un lenguaje híbrido, pequeño, lleno de circunstancias, en el que no se juega nada importante. Por otro lado, es el único lugar en donde pueden habitar las personas. Como decía el filósofo alemán Theodor Adorno ‘la única casa que realmente tenemos, el único lugar que podemos habitar después de haberlo perdido todo, es el lenguaje’. Y en ese plano, Mario lo que hace es restituir un cierto decir, una cierta manera de hablar que parece haber sido obstruida, parece haber sido violentada y en muchos casos sustituida por los discursos de la mediatización, por los discursos del éxito personal, y por los discursos de este arribismo chovinista en el que hemos terminado cayendo. Este no aspira a ser un libro que proponga otra estrategia desilusionante, sino que más bien se coloca en una especie de realismo sucio, y no es un realismo sucio porque sus personajes y las tramas que se vinculan estén asociados al mundo delictivo, al mundo prostibulario o al racismo, es sucio porque deliberadamente el texto escribe de una manera en la que no quiere hacer concesiones literarias ni tampoco concesiones políticas. Se mueve más allá de las veredas en que se esperaría que la generación a la que pertenece Mario escribiera, desde una cierta pulsión ordenadora: el ajuste de cuentas, que fue muy característica en la escritura de los 90, cuando en relación a la transición democrática apareció todo un grupo de escritores con Alberto Fuguet, que instalaban la pregunta ‘¿hacia dónde vamos?’. La pregunta de Mario es más inquietante: ‘¿dónde nos quedamos?’

OSSA-GUAJARDO-ORTEGA

Posteriormente el autor Mario Guajardo se refirió al proceso de edición del libro, habló de la responsabilidad de escribir un texto de estas características, donde se abordan temas como el racismo y la violencia del Chile actual, y comentó su rol como profesor de lenguaje de enseñanza media y cómo este rol ha sido fundamental en la construcción del libro y su búsqueda como escritor. Al final de la presentación, los asistentes compartieron un vino de honor y se acercaron al autor para la firma de los ejemplares.

Sobre el libro

El trabajo está compuesto por seis relatos y un anexo del autor dirigido a los lectores. Se trata de cuentos que se instalan en la sociedad chilena contemporánea, indagando en temas como la pérdida de la utopía, los códigos del hampa, el racismo hacia los inmigrantes y la búsqueda de identidad en la crisis del capitalismo; todo en el contexto de un Santiago fracturado, que da paso a nuevos espacios geográficos, simbólicos y literarios en la ciudad.

La contratapa del libro advierte: Los personajes que transitan estos relatos no idealizan el crimen, ni la integración social, ni el trabajo, ni la utopía perdida con el golpe de estado. «Buenos chatos que intentaron acercar las antípodas de esta ciudad y del país entero, pero que obviamente fracasaron», dice el Gino Gálvez, personaje orgullosamente derrotado, en el relato que da título al libro. El debut en la narrativa de Mario Guajardo deja clara esa consigna: nada se puede idealizar en Chile, todo es así, rapidito, a la pasada y sin gloria, ni siquiera con tiempo para ponerse a pensar el pesimismo social o el pesimismo literario que se presenta en estas páginas. El valor de estos relatos está en el contar esa falta de solemnidad, porque igual seguimos ahí, mirando de reojo la esquina de una calle, siendo testigos de eso que vemos cada día y que tampoco es la gran cosa.


07 - copia

Foto: Archivo Barravento

Acerca del autor

Mario Guajardo Vergara (Santiago, 1985). Es Licenciado y Magíster en Literatura por la Universidad de Chile. Es autor del libro «Y aquí me voy a quedar» (2013), un ensayo sobre la narrativa de Roberto Bolaño. En el año 2015 ganó el primer lugar en la categoría Cuento, de la cuarta versión del Concurso de Arte y Derechos Humanos, organizado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). Ese mismo año obtuvo el primer lugar en el quinto Concurso de Cuentos de la Municipalidad de La Pintana. Actualmente trabaja como profesor de Lenguaje en la comuna de Estación Central y en la Escuela de Desarrollo de Talentos de la Universidad de Chile.


Ficha técnica

Título: Las armas que no disparamos
Autor: Mario Guajardo Vergara
Editorial: Barravento Editores
Año de edición: 2017
N° de páginas: 111
ISBN: 978-956-368-441-4
Precio: $10.000

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *