Escritor José Miguel Martínez en Talleres Barravento

Punitaqui 4

El escritor chileno José Miguel Martínez, autor de los libros “El Diablo en Punitaqui” (2013) y “Hombres al Sur” (2015) conversó el pasado 25 de abril con los integrantes del Taller de Creatividad Literaria. Su visita tuvo el objetivo de ampliar los horizontes de la creación literaria, a través de su experiencia, su proceso de construcción tanto en el género del cuento como en la novela. Cabe mencionar que Martínez, arquitecto de profesión y que en la tónica de los referentes de este taller, consideramos un “escritor de vocación”, obtuvo con “El Diablo en Punitaqui” el premio al mejor libro de cuentos inédito del año 2012, del Consejo Nacional del Libro y la Lectura de Chile.

A continuación un resumen de lo que fue su exposición:

GÉNESIS Y DESARROLLO DE “EL DIABLO EN PUNITAQUI”

“El libro nace en el año 2011, cuando empecé a escribir los primeros cuentos del gordo Granola. En ese entonces no había libro todavía, solamente cuentos sueltos, cuentos inspirados en las películas de mafia que me gustaban. El escritor Luis López-Aliaga, con quien hice un taller literario, me ayudó a canalizar esos cuentos en un volumen que tuviera coherencia de tono en todas sus partes”.

Punitaqui 2

CÓMO AFRONTAR LA ACTIVIDAD Y OFICIO DE ESCRIBIR

“La escritura para mí tiene dos velocidades, dos formas de afrontarla que están dentro de la misma senda. La primera, más casual, tiene que ver con el gusto por escribir. El amor por las historias. A mí escribir me divierte, en primera instancia. La segunda velocidad es más profunda, si se quiere, y tiene que ver con un compromiso existencial. Como dice César Aira: lo difícil es escribir, no escribir bien. En los talleres literarios se puede aprender a escribir bien, pero no a escribir. Para escribir bien hay recetas, consejos útiles, un aprendizaje. Escribir, en cambio, es una decisión de vida, que se realiza con todos los actos de la vida. Hay otro aspecto, además, que me interesa de la escritura: las imágenes. Las imágenes no son descripción, sino que se acercan más a una poética de la escritura. Las imágenes cuentan la acción de la mejor manera. En palabras de Mario Levrero: ‘no es lo mismo decir le dio tremenda trompada, que decir el puño chocó contra la carne blanda y la aplastó hasta que se oyó el crujir del hueso’

LA CONSTRUCCIÓN DE PERSONAJES

“Los personajes tienen distintas formas de construcción, dependiendo del talante de cada uno. En mi caso, los personajes nacen de dos vertientes: por un lado, nacen de mi propia neurosis, de ciertos atributos de mi personalidad que me molestan y que quiero explorar; por otro lado, nacen de ciertas observaciones a personas conocidas y desconocidas, observaciones que se producen de manera espontánea. Trato de no guiarme mucho por algún tipo de consecuencia psicológica; más bien pienso que las contradicciones son buenas, y trato de seguir el camino que va apareciendo solo, frente a esa característica inicial que quiero explorar. Por lo general, los personajes se definen mejor por lo que hacen que por lo que dicen, por sus expresiones corporales o por cómo reaccionan frente a un evento; aunque también, lo que dicen esconde quienes realmente son, por lo que hay que tener un cierto cuidado en los diálogos, también, para cuando se trabaja un personaje. En ese sentido, creo que cada personaje nace con un rasgo de atributo muy definido, como el trazo de un croquis casi caricaturesco, y es precisamente el desarrollo literario lo que le permite al personaje alejarse de la caricatura y adquirir una cierta humanidad”.

Punitaqui 3

REFERENTES DEL CINE, LA LITERATURA, EL ARTE, ETC.

“Creo que uno podría citar miles, de libros y películas -buenas y malas- que ha visto durante toda su vida, pero aquellos que influyen son pocos, realmente. Y también, de alguna manera, no siempre se condicen los escritores que uno lee con lo que uno escribe. En literatura, tendría que citar a Bolaño, sin duda. Por leer a Bolaño, me puse a escribir. También tendría que citar a los uruguayos Felisberto Hernández y a Mario Levrero. Los western de Cormac McCarthy y Elmore Leonard. Y la poesía de Jorge Teillier y Jaime Sáenz. Esos son los autores que más me gustan: no sé si condicen con lo que yo escribo. En el cine, me gustan y trato de seguir los trazos de Sergio Leone y Sam Peckinpah. “Tráiganme la cabeza de Alfredo García” es una influencia directa de “El diablo en Punitaqui”. En general, disfruto de los géneros: las historias de mafia, los western, la ciencia ficción”.

QUÉ SIGNIFICÓ GANAR EL PREMIO AL MEJOR LIBRO DE CUENTOS

“En términos prácticos, ganar el premio significó la posibilidad de publicar. Me acuerdo la primera vez que le pregunté a Luis López-Aliaga, en el taller, qué había que hacer para publicar, y él me respondió: “Ganar un premio”. Esto es porque, generalmente, para publicar es necesario o: tener contactos con alguna editorial, o: la suerte de que justo el manuscrito que mandaste (uno entre miles de manuscritos) sea leído por el editor y le guste, o: auto-editarte, o: en mi caso, ganar un premio. Con un premio respaldándote puedes llegar a una editorial con el manuscrito bajo el brazo y decir: “hey, tengo esto, se ganó un premio. ¿Les interesa?”.

Punitaqui 1

Algunos links de interés sobre José Miguel Martínez:

“El Diablo en Punitaqui” en el sitio de Tajamar Editores.

Comentario de “El Diablo en Punitaqui” en el blog “Una sola ventana”, de Martín Venegas.

Reseña de “El Diablo en Punitaqui” por Camilo Marks para El Mercurio.

Reseña de “El Diablo en Punitaqui” por Patricia Espinosa para LUN.

Reseña de “El Diablo en Punitaqui” en el sitio Paniko.cl.

– Reseña de “El Diablo en Punitaqui” en el sitio 60 Watts.

– Reseña de “El Diablo en Punitaqui” en el blog La Calle Passy 061.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *