El sueño del artista: Andrei Tarkovski

   Tarkovsky Dreams Collector

    No es ningún secreto: las temáticas del cine de Andrei Tarkovski son conocidas por su complejidad. Sus obras son como arenas movedizas en las que habitan, todavía, las grandes capacidades poéticas y filosóficas del autor. Desde la fecha de sus estrenos, las películas del director ruso se mantienen en constante revisión, pues dejaron el campo abierto para nuevas lecturas, y sobre todo, nuevas posibilidades expresivas en el cine.

Sus personajes principales son en su mayoría hombres que están buscando la manera de salir de una crisis relacionada con el tiempo y/o espacio en el que viven y añoran. En su libro más conocido, Andrei Tarkovski explica el porqué de esta circunstancia:

“Para mí, una crisis interior es siempre un signo de salud. En mi opinión, no supone otra cosa que un intento de volver a encontrar mi propio yo, de conseguir una nueva fe. Entra en un estado de crisis interior todo aquel que se plantea problemas intelectuales. Esto es perfectamente lógico, puesto que el alma ansía armonía, mientras que la vida está llena de disonancia. En esa contradicción se halla el estímulo para el movimiento, pero también la fuente de nuestro dolor y de nuestra esperanza. Es esa contradicción la confirmación de nuestra de nuestra profundidad interior, de nuestras posibilidades espirituales.”          

Esculpir en el tiempo (Ediciones Rialp, 10a edición, 2012)

En el documental “The pervert’s guide to cinema” (2006), el conocido filósofo Slavoj Zizek elaboró una interpretación propia de los contenidos de dos películas de Tarkovski, Solaris (1972) y Stalker (1979). En ella expone algunas teorías de las que no sabemos si Tarkovski estaría de acuerdo, sin embargo, mantiene un principio que el autor ruso hizo propio en su libro, el cual hace alusión a que la pantalla del cine puede darnos a los espectadores un acercamiento a la realidad de nuestra vida material y espiritual.

Andrei Tarkovski escribió que con su cine quería,

“presentar la posibilidad que tiene el cine de observar la vida casi sin lesionar visible y gravemente el curso real de ésta”

un objetivo que deja constancia de la naturaleza poética que tiene el cine como arte.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *